Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Dejar de fumar: Beneficios

Dejar de fumar: Beneficios

Aunque mucha gente puede no conocer todos los riesgos que conlleva fumar, sí que saben que es perjudicial para la salud. Durante décadas, Hollywood y la publicidad metieron en la cabeza con éxito la idea de fumar. Pero afortunadamente la gente conoce de sobra los efectos negativos que fumar puede tener sobre la salud. Obviamente, no todos los fumadores quieren dejarlo, pero los que quieren o se lo empiezan a plantear pueden sorprenderse al descubrir qué ocurre casi inmediatamente al dejarlo.

¿Qué pasa cuando se deja de fumar?
En el momento en que apaga el último cigarrillo, el cuerpo pasa por cambios que empiezan sólo 20 minutos despuñes del último cigarro. si se quiere dejar de fumar pero cuesta dar ese primer paso o cambiar la mentalidad, aprender los cambios que ocurren en el cuerpo al dejarlo puede ser suponer empujón que muchos necesitan. Los efectos del tabaco sobre la salud pueden ser terribles, pero los efectos de dejarlo pueden ser extraordinarios. Conocer este giro positivo puede ser lo que muchos fumadores necesitan para dejarlo definitivamente.

En la siguiente lista se pueden ver muchos de estos beneficios, así como saber en cuánto tiempo ocurren.

En 20 minutos: La presión sanguínea y el pulso disminuyen, y la temperatura corporal de manos y pies aumenta.

Entre 8 y 12 horas: disminuye el nivel de monóxido de carbono en la sangre, mientras que el oxígeno aumenta.

24 horas: La posibilidad de sufrir un ataque al corazón disminuye de manera significativa.

48 horas: Las terminaciones nerviosas empiezan a crecer de nuevo, y aumenta la habilidad para paladear y oler.

Entre 2 semanas y 3 meses: Aumenta la circulación. Caminar es más fácil, y aparece con menos frecuencia la tos o el silbido al respirar. Disminuye también la producción de flema, y cerca de los 3 meses la función pulmonar ha mejorado de manera significativa.

Entre 1 y 9 meses: A los beneficios ya mencionados se une el sufrir menos la congestión nasal, la fatiga y la falta de aire. Los cilios, que son esas estructuras similares a diminutos pelos que desplazan la mucosa fuera de los pulmones, recuperan también su funcionamiento normal.

1 año: Transcurrido un año desde el último cigarrillo, el riesgo de ataques al corazón y enfermedades cardíacas se reduce a la mitad del que había cuando se era fumador.

Entre 5 y 15 años: En este periodo de tiempo el riesgo de sufrir un derrame cerebral vuelve a ser el que era antes de empezar a fumar.

Cerca de los 10 años: La posibilidad de sufrir diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de pulmón, vejiga, riñón, esófago, páncreas, boca y garganta, se reducen significativamente. Además, el riesgo de padecer cáncer de pulmón vuelve al nivel del de una persona no fumadora. De hecho, casi el 60% de los casos de cáncer se deben a la dieta o al tabaco.

En unos 15 años: El riesgo de sufrir un ataque al corazón o padecer cáncer vuelve a ser el mismo del de una persona que nunca ha fumado, así como el riesgo de muerte.

Dejando de lado el beneficio de la enorme cantidad de dinero que nos ahorramos dejando de fumar, está claro que las ventajas enumeradas en la lista anterior son más que convincentes. ¿A qué estás esperando? Da el primer paso y recupera tu salud.

Leave a comment

Your email address will not be published.