Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Teoría del apego

Teoría del apego

teoria del apego

Muchas de las situaciones, circunstancias, conflictos y problemáticas que hemos vivido durante la infancia se comportan como monstruos debajo de la cama que todavía en la edad adulta siguen atormentándonos.

No siempre el pasado se queda en el pasado que es a donde pertenece, y andamos con él a cuestas como mochilas al colegio. Y se reflejan como temores que habitan en el subconsciente y desde ahí ejercen influencia en nuestro día a día, y lo curioso de ello es que el 90% de las veces no nos damos cuenta.

Al momento de sufrir un trauma o frustración siendo adultos, el niño interno que aún vive dentro sigue respondiendo como si tuviéramos 5 años y nos impide actuar correctamente con reacciones adecuadas a la edad y nivel de madurez que tenemos. Dicho de otra forma el niño que fuimos, que fue abandonado, humillado, dejado solo, vuelve y toma el control de la nave y no precisamente para ir a una playa bonita más bien para naufragar en lo más inhóspito del mar.

Teoría del apego

Algo sumamente importante para la comprensión de los traumas infantiles y sus efectos en la vida como adultos es la Teoría del apego. La cual indica que para entender los tipos de relaciones que establecemos en la edad adulta es necesario mirar atrás, esencialmente hacia aquellas relaciones que hicimos con nuestros padres o figuras que fueron influyentes en esta etapa de la vida.

La teoría del apego también subraya que el las relaciones afectivas y los comportamientos que tienen los padres con los hijos, influyen en la forma en que los niños se enfrentaran al futuro. Estas relaciones afectivas estarán siempre, porque forman parte del “yo” de cada quien.

Si estas relaciones han generado lo que se llama “apego seguro” entonces están las posibilidades de ser personas abiertas y seguras de uno mismo., pero también ocurre lo contrario, si el apego es evitativo, provocará que tarde o temprano el individuo tendrá una perspectiva distorsionada y por ende negativa de su entorno y de sí mismo, y da como resultado a un ente que tiene que enfrentarse a conflictos diarios y no tiene los recursos necesarios para hacerlo.

Por encima de esto, un alivio es que no tenemos que arrastrar por siempre las heridas de la infancia, pero necesitamos conocerlas, aprender de ellas para poder así sanar y continuar con nuestras vidas.

La teoría del apego y las heridas infantiles

Existen una serie de heridas infantiles que se ven muy marcadas en la edad adulta, estas son:

  • Abandono
  • Rechazo
  • Humillación
  • Injusticia
  • Traición

La mejor forma de solucionar estas heridas de la infancia es aprendiendo a estar a gusto con uno mismo.  No hay que tener personas siempre a nuestro lado para sentirnos apoyados. Comienza a valorarte y a valorar tus habilidades y logros. Arriésgate y toma decisiones por ti mismo.

Aprende a perdonar y veras que la carga emocional disminuirá. Tenemos que aceptar que las injusticias que se hayan cometido en la infancia no volverán a pasar siendo adultos, ahora tienes más fuerza y control sobre tu entorno.

Puede que te hayan traicionado pero esto no significa que todas las personas lo harán o que se volverá a repetir la historia. Aprende a confiar en los demás y tener buen ojo para elegir a aquellas personas que quieras entrar en tu vida.

Si sientes que no puedes solucionar tus heridas infantiles, ven a Psicólogos en Móstoles y un grupo de psicólogos especializados te ayudará a tener una vida normal y feliz.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.