Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Niños: Chuparse el dedo

Niños: Chuparse el dedo

chuparse el dedo

El hecho de chuparse el dedo es una conducta normal y natural en los bebés y niños hasta determinada edad. No obstante hay niños que prolongan el hábito más años, originando una serie de dificultades que son necesarias corregirlas rápidamente.

La acción de succión es un reflejo que el humano tiene desde antes de nacer. Muchas madres tienen guardadas ecografías donde muestran a los bebes de pocas semanas ya chupando sus pequeños deditos. Inclusive muchos bebes al nacer tienen una ampolla el algún dedo por la succión prolongada con que se entretenía en el útero.

¿Qué siente él bebe al chuparse el dedo?

Esta acción no solo funciona como nutrición para él bebe, sino como una forma de sentirse seguro, sentir placer y tranquilidad, los médicos lo han denominado “succión no nutritiva”.

Muchas madres calman la necesidad de succión con un chupete, que cumplirá con el mismo objetivo que el dedo. No obstante hay muchos niños que lo rechazan y siguen prefiriendo el dedo, que normalmente es el dedo pulgar.

No es una acción de alarma que el niño se chupe el dedo, es normal y es una forma del bebe conocerse y se tranquiliza así mismo. Que un bebe de pocos meses se chupe el dedo es ya un signo de madurez desde la perspectiva psicomotora.

Edad normal hasta la que el niño se chupa el dedo

Lo normal es dejarlo a los dos años. Un 5% de los niños aún tienen el hábito a los 6 años. Por lo que haciendo una media entre las edades pasa de ser un reflejo a una dependencia a partir de los 4 años.

Por ende en el primer año no se necesita hacer nada para que el bebe deje la costumbre de chuparse el dedo. Pero a partir de los dos años es recomendable mantenerlo bajo observación y ver en cuales momentos del día él bebe recurre a hacerlo, si es cuando tiene sueño, está aburrido, tiene miedo, etc.

Si es en uno de estos casos es recomendable tranquilizarlo con otras cosas y evitar que se lleve el dedo a la boca.

Si se prolonga mucho tiempo el chuparse el dedo, puede derivarse una serie de problemas como:

Cambio de orientación de las arcadas dentarias:

Mal oclusión dental o  mordida abierta (o anterior)

Deformación del paladar

Insuficiente desarrollo (hipoplasia) del maxilar superior

Alteraciones del lenguaje

Entre otros.

Soluciones para que el niño deje de chuparse el dedo

Lo primero y esencial es encontrar la causa por la que el niño lo hace.

Entrar en el juego de “si no te chupas el dedo te doy un premio”, esto le animará a no hacerlo.

Hablarlo directamente con el niño, ya a los 4 o 5 años el niño es consciente de lo que le dices y tiene sus propios pensamientos y te dirá con claridad que le pasa al chuparse el dedo.

Si no encuentras la forma de hacer que lo deje, intenta con el pediatra o directamente con un psicólogo, y entre todos analizaran las causas y  encontrar las soluciones necesarias.

Leave a comment

Your email address will not be published.