Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Tácticas para enfrentar los conflictos de pareja

Tácticas para enfrentar los conflictos de pareja

conflictos de parejas

¿Durante una discusión eres de los que va directamente al grano sin importar si se genera un daño o eres de los que evita el tema y se va? Existen reglas para enfrentar los conflictos de pareja.

Estas dos estrategias planteadas no son adecuadas, lo ideal es asumir actitudes en donde se encuentre el punto medio y no den pie a una discusión fuera de lugar.

Y sobre todo lo mejor es elegir bien porqué discutir, o mejor dicho elegir qué batallas merecen la pena realmente lucharlas, y cuales simplemente hay que dejarlas pasar porque ella solas encontraran el camino a resolverse.

Bien sabemos que tener una actitud adecuada no es una tarea fácil, sobre todo porque nunca se sabe cuál será la reacción del otro y porque no sabemos identificar cuales batallas luchar. Los conflictos de pareja se dan hasta por la más mínima cosa, pero no podemos hacer recurrente el discutir por cada una de ellas, esto deteriorará la relación hasta el punto de estar reacios a cualquier charla por más tranquila e insignificante que esta sea.

Te detallamos 3 pasos con los que te  será más fácil identificar qué importancia darle a cada conflicto y resolverlo a su medida.

Reglas para enfrentar los conflictos de pareja

Lo primordial es calmar las emociones: Ser inseguros es uno de los sentimientos más dañinos en una relación y de las que provoca más conflictos de pareja. Si te sientes inseguro el mejor método es no traer al momento temas complicados que no sabrás como controlar, te sentirás inseguro y caeremos en el pozo de tener que protegernos de un enemigo y tu pareja no es tu enemigo, nos pondremos a la defensiva y no es el mejor paso para resolver un conflicto.

Más que inseguros muchas veces nos sentimos enfadados, tristes, con miedo, y ninguna de estas emociones son buenas en una discusión de pareja, por lo que lo mejor es calmarse, respirar, tomar un momento para poner en orden los sentimientos que se arremolinan entre el pecho y la cabeza.

Lo siguiente es valorar aquellos aspectos positivos de tu pareja: Muchas veces si nos sentimos mal recurrimos a los aspectos negativos que tiene la otra persona, es esencial enfocarnos en las razones por las cuales le queremos o amamos, es cambiar la perspectiva y enfrentar la discusión con un tono positivo y no acusador o amenazador, un ánimo más relajado y se dará a ver que el objetivo es solucionar el problema no discutir por discutir.

Para muchos funciona decirle primero a su pareja que le quiere, y que si llegan a ponerle solución al problema existente, entonces la relación será más madura, habrá más confianza y ambos se sentirán mejor.

Y por último trata de nivelar tus expectativas:  Esperar algo de alguien en general nos crea conflictos y más si esa persona es nuestra pareja, hay dos tipos de expectativas, aquellas que hemos comunicado a través de deseos, anhelos y diálogos, y están aquellas de las cuales no hablamos y residen en nuestra cabeza y a veces corazón. Siempre esperamos una serie de cosas de la otra persona, pero no se lo expresamos, y en el momento en que estas no llegan entonces llegan las decepciones y molestias. Por lo tanto es importante que antes de empezar una discusión analiza cuál es tu papel dentro del conflicto, qué responsabilidad tienes, qué cosas importantes has omitido durante ese tiempo, y antes de señalar al otro como culpable, señálate a ti mismo. Muchas veces sorprende darse cuenta de que has sido parte del problema sino que has estado alimentándolo poco a poco.

También es esencial que sepas con exactitud lo que quieres lograr cuando planteas un tema, y que seas totalmente consciente de que si el conflicto lleva tiempo, no se resolverá de la noche a la mañana, que de ambas partes se necesitará compromiso y esfuerzos. Cuando se nivela el grado de expectación las actitudes se vuelven más realistas y eso es muy positivo para la relación y una de las mejores formas de abordar las problemáticas.

Leave a comment

Your email address will not be published.