Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Combatir el estrés

Combatir el estrés

El día a día se ha convertido en una sucesión de compromisos que no podemos eludir, y que hacen que nuestra vida pase a ser aburrida y monótona. Acostarse por la noche con la sensación de no haber tenido tiempo para uno mismo y pensar que el día siguiente será igual puede provocar trastornos importantes, tanto físicos como mentales. Y el sentimiento permanente de encontrarnos dentro de ese círculo visioso sin poder salir puede llevarnos a ataques de pánico y fobias.

Pero hay maneras de combatir el estrés para, así, continuar con la rutina diaria sin arriesgarse a caer enfermo. Junto a ellas, siempre es muy importante ser consciente de que no se puede continuar viviendo de esa manera. El vivir apurado es lo que perjudica, y no deja vivir el presente porque la mente ya se encuentra pensando en lo próximo.

  • Desde el momento en que empieces el día hay que disminuir el ritmo. Preparar con tiempo las ocupaciones del día, sentarse a saborear el desayuno, programar el día reservando un tiempo para algún tipo de actividad recreativa aunque sea breve, y caminar más despacio. Si es necesario, levantarse unos minutos antes puede ser de ayudar para llevar a cabo estos cambios.
  • Hay que hacer lo posible por aligerar nuestra agenda. Es importante dejar actividades para los días siguientes y no obsesionarse con hacer todo durante el día para no tener compromisos posteriores, porque añadiremos muchos más a medida que vayamos disponiendo de tiempo.
  • Todos los días, camina al menos media hora. Esto lo pueden hacer, si se lo proponen, incluso las personas más ocupadas. Bajar del bus varias paradas antes o aparcar el coche más lejos puede ser una buena manera de llevarlo a cabo.
  • Relájate. La relajación libera estrés, y modifica el patrón habitual de comportamiento, que pasa de ser más atropellado a ser más concentrado y atento. Relajarse por completo cinco minutos es bueno. Quince es aún mejor, y media hora es excelente. Lo puedes hacer en cualquier parte, incluso fijando la vista en un punto sin necesidad de cerrar los ojos.
  • La comida tiene que ser una oportunidad para compartir tiempo con otras personas. Así mismo, es recomendable comer la mitad del plato de manera lenta, en lugar de tener prisa. Además de relajarse y liberar estrés, también evitará posibles trastornos digestivos posteriores.
  • El estrés siempre va asociado a la actitud competitiva y a las expectativas exageradas. Sin embargo, debe imponerse la realidad y hay que ser consciente de que no sirven de nada los objetivos cumplidos si hemos caído enfermos. Hay que tener los objetivos en mente, pero tomarlos con calma y no tratar de acelerarlos de manera insensata.
  • Las reacciones violentas producen estrés. Por tanto, hay que evitarlas a toda cosra. Las personas se acostumbran a reaccionar de manera violenta o agresiva ante aquello que parezca un ataque hacia la persona, o hacia los errores cometidos por otros. Y si lo analizamos, nos daremos cuenta de que muchas veces lo que reprochamos a otros lo hemos hecho nosotros anteriormente.
  • Además, todos objetivo cumplido supone el comienzo de uno nuevo. Los proyectos y su elaboración son lo que permite que podamos desarrollar nuestra creatividad. Pero el interés debe estar centrado en el proceso de elaboración del mismo, más que en su consecución.

Al combatir el estrés podemos encontrarnos más alertas, y resultar más productivos y creativos. Además, el comportamiento apurado y de ansiedad se contagia a los que se encuentran a nuestro alrededor, que sin ser conscientes adoptan el mismo ritmo que nosotros estamos llevando. El estrés siempre aparece cuando uno quiere adelantarse a las cosas, no esperar, y vive con la sensación de estar perdiéndose algo. Todo en esta vida lleva tiempo, y obsesionarse con hacer algo antes de ese tiempo puede ser muy perjudicial.

Cada día es único, irrepetible, aunque empiece con la misma rutina que el resto. Debemos prestar atención a aquello que ocurre alrededor nuestro, percibir a los demás. Ayudar a otros, sentirnos útiles, puede liberar el estrés y mejorar nuestra calidad de vida.

Leave a comment

Your email address will not be published.