Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Qué no decir en una discusión en pareja

Qué no decir en una discusión en pareja

conflictos en pareja

Convivir en pareja no es una tarea muy sencilla. Las discusiones por problemas diarios, los desacuerdos por cualquier tema, los conflictos por terceros, problemas económicos y frustración por no lograr metas trazadas y estrés por el trabajo son tan solo una parte de los factores que llevan a que una pareja tenga roces negativos.

Una de las causas por las que surge los conflictos en pareja es la comunicación, no todo el mundo tiene la facilidad de comunicarse abiertamente, de expresar lo que siente lo que lleva a que se hagan heridas muchas veces no visibles que se van acumulando con el tiempo y cuando esta persona ya no puede más entonces estalla provocando lo peor. Se vuelven dos extraños que duermen en la misma cama y el amor deja de existir.

Si dialogáramos más, si en cada momento que se tiene una duda, un desacuerdo, o simplemente no se ve algo bien lo expresáramos, las cosas fueran distintas y la vida en pareja fuera más llevadera y el amor, aunque se va amando en distinta forma, pero nunca se va.

Y está la parte opuesta, aquellos que se expresan, pero lo hacen sin medir, dicen tal cual lo que sale de sus bocas sin pensar en las consecuencias o situaciones incomodas que pudiera provocar una sola palabra que no esté dentro de lo normal. El vocabulario es engañoso y muchas palabras dichas en momentos conflictivos pueden ser tomadas de mala manera.

Aprende qué decir y no decir en una discusión en pareja y salva por lo que tanto has luchado.

Frases que no debes decir en una discusión en pareja

-“Mi ex no lo hacía de esa manera”: Nunca compares, es uno de los golpes más bajos que podrías darle a alguien. El ser humano tiene la facultad para hacerlo sin pensar, pero también tenemos la capacidad de responder negativamente ante la situación. Cada quien es distinto y hace las cosas a su manera. No hay nadie mejor, ni peor, hay personalidades distintas y no se puede buscar lo mismo en dos personas diferentes.

-“Tu nunca haces”- “Tu siempre haces”: Una de las frases más comunes en una discusión de pareja, sale sin siquiera darnos cuenta, pero son una bomba cuando se dicen, porque estamos acusando indistintamente al otro y son palabras que siempre se toman al pie de la letra, lo que no nos damos cuenta es que al decirlo exageramos, alteramos las cosas y las sacamos de contexto. Podríamos cambiarlo  por decir: “tú a veces”.

-“Si de verdad me amaras, lo harías”: Manipulación directa se llama esto, no podemos tratar al amor como un producto de intercambio, un amor consolidado da todo sin esperar nada a cambio, porque haciéndolo se siente feliz.

-“Es tu culpa”: No hay un solo culpable, una relación de pareja es de dos, y más que culpabilidad es responsabilidad por el hecho ocurrido. Se debe analizar la situación y plantearla desde el punto de vista de donde fallaron los dos en sus responsabilidades y no dar la espalda, lavarse las manos y actuar como que no ha sucedido nada.

-“No, no me pasa nada”: Ya nos conocemos, tenemos X tiempo juntos y tu cara de buenos amigos, ojos llorosos e irritabilidad no son  simplemente porque el cielo es azul. Si estás mal dilo, exprésate, y si no quieres hablar en ese momento también dilo. La persona que te ama, se preocupa por ti y por tanto te pregunta qué te pasa, quiere ayudarte y hacerte sentir mejor. Si  niegas lo que te ocurre, es como si no te importara lo que esa persona siente por ti.

-“Tu no me entiendes”: Es normal que una persona no te entienda, somos seres complicados y muchas veces nosotros mismos no nos llegamos a entender. Por ende es normal que otra persona, que quizás no tiene tu misma edad, tu misma cultura, tú mismo estilo de vida, no te entienda, por ende, habla y explícale lo que sientes, porque haces las cosas y así te entenderá.

-“Ven, yo te explicaré como se hace”: Si estas dialogando tranquilamente con alguien, no es molesto que le digas que le vas a explicar algo. El problema radica en que si estás enfadado y lo dices en un tono descompuesto harás que la otra persona se sienta inútil y podrías poco a poco dañarle la autoestima. La mejor manera es preguntar si necesita ayuda.

-“Basta, mejor lo hago yo”: Claramente esta oración tiene como meta denigrar a la otra persona, haciéndole ver que sus esfuerzos no valen para nada y no son suficientes para ti.

Para convivir en pareja es sumamente importante que ambos se sientan apreciados entre sí, hacer lo contrario es como pisotear el ego de la otra parte constantemente.

-“Actúas como tu padre”- “Actúas como tu madre”: Utilizada comúnmente para resaltar los puntos negativos de la familia, y lo mejor es nunca decirlo, principalmente si la otra persona prefiere no mencionarlos u olvidarse de eso. Por más que una persona no se lleve bien con su familia, les quiere y no permitirá que nadie hable mal de ellos.

-“No es importante”: Si uno de los dos propone un tema, es porque es importante para sí, a menos que sea para irse por otro sentido y desvirtuarlo. Por ende en vez de hacer caso omiso, escúchale e intenta comprender porque lo ha dicho y que ha querido decir, a veces las personas disfrazan lo que quieren decir por no herir al otro, pero si no entiendes bien que quiere decir, dile que te explique. Que sea sincero y diga claramente que piensa o siente.

Así como estas hay muchas más frases que podrían dañar la relación en pareja, debemos tener claro que provocan estas palabras y la reacción que tendrá la otra persona. Cada quien debe de asumir la responsabilidad de sus actos y no ir con el dedo acusatorio por toda la casa queriendo encontrarle un culpable a las situaciones que ambos han provocado, por no medir sus palabras.

 

Leave a comment

Your email address will not be published.