Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Reforzar la autoestima

Reforzar la autoestima

Cuando somos niños los familiares, padres o profesores suelen reforzarnos de manera positiva. Así podemos saber si llevamos una conducta adecuada y actuar en consecuencia. Este refuerzo suele venir como premios o elogios, y ayudan a que nos desarrollemos y elevemos nuestra autoestima.

Pero a medida que crecemos es cuando llega el problema, pues los refuerzos van siendo más y más escasos. Y si una persona continúa dependiendo del refuerzo de otros para mantener su autoestima, se encontrará perdida y la autoestima comenzará a ser más baja. Por ello es necesario que sepamos continuar manteniendo una valoración positiva de nuestra personalidad, y seguridad en nosotros mismos. Para ello debemos tener en cuenta:

Aprender a reforzarnos a nosotros mismos
Tenemos que ser capaces de evaluar de manera realista nuestra conducta, y ser nosotros los que juzguemos lo válido que es nuestro comportamiento, para así reforzarnos nosotros mismos internamente, sin necesitar que otros nos muestren cuándo hemos actuado correctamente.

  • Dedica cada noche unos minutos a escribir en tu cuaderno aquello que hayas hecho y que te pueda hacer sentir orgulloso, y reflexiona sobre ellas.
  • Felicítate mentalmente por tus logros. Reflexiona sobre lo que has hecho bien y subre tus cualidades positivas.
  • Habla con tus familiares, amigos o pareja sobre lo que has logrado o tus cualidades. El refuerzo de los demás también tiene importancia, y nos pueden ayudar con su opinión.

Retrasar el refuerzo es importante
No podemos quedarnos esperando que nuestras acciones sean premiadas de manera inmediata. En la vida, muchas cosas necesitan que se les dedique esfuerzo y tiempo antes de lograr nuestra meta. Y si no aprendemos a posponer ese refuerzo perderemos motivación y capacidad de luchar por las cosas.

  • Si el desafío que te planteas es demasiado grande, puedes pensar que no vas a alcanzarlo. Divídelo en metas más pequeñas.
  • Deja de lado pensamientos negativos como “no soy capaz” o “no lo voy a conseguir”. Es probable que conduzcan al fracaso y la autoestima se vea afectada.
  • Además de felicitarte mentalmente, es muy beneficioso darte algún premio a ti mismo de vez en cuando.
  • Busca personas de confianza que te feliciten por las metas alcanzadas y valoren el esfuerzo que has realizado.
  • Apunta tus pequeñas metas, cuándo se han cumplido y cuáles son los próximos objetivos que te propones. Esto ayuda a ser más constante, además de ver lo que ya has logrado anteriormente.
  • No temer al fracaso. Si en algo se ha fracasado, no hay que desanimarse, frustrarse, ni abandonar si vemos que un objetivo es más difícil de lograr de lo que inicialmente habíamos pensado.

Leave a comment

Your email address will not be published.