Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Superar las fobias en cuatro pasos

Superar las fobias en cuatro pasos

Los temores, las fobias, son algo que afecta a muchos y que para mucha gente resulta difícil o casi imposible superar. En ocasiones afectan por completo a nuestras relaciones. En otras nos bloquean por completo hasta el punto de que somos incapaces de reaccionar ante la visión de lo que tememos (como ocurre por ejemplo con la aracnofobia). Afortunadamente pueden tratarse, y superarse. Vamos a ver cuatro pasos para que las fobias dejen de controlarnos.

Identificación
En primer lugar tenemos que identificar la causa de la fobia, a qué se debe nuestro temor. Y esto es algo que no siempre resulta sencillo. En casos como la agorafobia, el miedo a espacios abiertos o lugares públicos, determinar la causa de la fobia es más complicado. Una de las claves para poder enfrentarse a una fobia es entender su origen. Sin ello, no será posible superarla.

Entendimiento
Para entender la fobia o el miedo, la terapia cognitivo-conductual puede ser una gran ayuda. Este tipo de terapia se realiza desde un doble enfoque.

Lo primero que se hace en la terapia cognitivo-conductual es enfrentarse a actitudes y pensamientos respecto al motivo de la fobia. Para llevarlo a cabo, una de las maneras es mediante reestructuración cognitiva, en la que se trata de solucionar el mal pensamiento hablándolo con otras personas o incluso solo. El objetivo es ser consciente de que uno no va a sufrir daño si se enfrenta al miedo.

Tomar medidas
Este punto es una continuación del anterior, por lo cual no puede existir sin el segundo. A la hora de tomar medidas para plantar cara al temor, una de las técnicas utilizadas es la que se conoce como “modelado”. En esta técnica lo que se hace es pasar tiempo, observar y familiarizarse con alguien que está expuesto de manera habitual a lo que tememos. Por ejemplo, si se sufre aracnofobia se puede observar a alguien que manipule arañas (y en ocasiones, cuanto más terroríficas mejor). Poco a poco, la persona afectada por la fobia podrá ser capaz de aproximarse a aquello que teme, sin fozar la situación ni sobrepasar lo que el afectado puede asumir en cada momento. De esta manera, practicando regularmente, al cabo de un tiempo se puede llegar a desarrollar una resistencia a ello.

Trabajar para superarlo
El último paso es trabajar de manera gradual en superar la fobia, sin “tirarse de cabeza” porque podríamos conseguir lo contrario a lo que estamos buscando. Aunque la exposición poco a poco a una fobia es de mucha ayuda para superarla, si una persona con miedo a las arañas se lanza a ver la película Aracnofobia sólo empeorará las cosas, y seguro que dejará de verla a la mitad o incluso antes. Lo mejor es realizar una exposición terapéutica, sin tomar nunca más de lo que uno puede manejar.

Leave a comment

Your email address will not be published.