Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Causas y tratamiento de las fobias

Causas y tratamiento de las fobias

Las fobias afectan a muchas personas. Generalmente, suelen iniciarse durante la infancia, en la adolescencia o al alcanzar la edad adulta temprana, y raramente aparecen después de los 30 años. Las causas pueden ser diversas, y pueden aparecer debido a situaciones estresantes, acontecimientos aterradores, e incluso la existencia de una fobia en un miembro de la familia que el niño adopta progresivamente.

Causas comunes de las fobias específicas
Las fobias específicas suelen comenzar entre los cuatro y los ocho primeros años de edad. En ocasiones pueden desencadenarse por algún acontecimiento ocurrido a una edad temprana. El detonante puede ser una experiencia desagradable o aterradora, como cuando un niño que se encuentra en un espacio confinado desarrolla claustrofobia con el paso del tiempo .

Como ya se ha comentado, otra causa común suele ser la existencia de un familiar que padece dicha fobia. Si un niño tiene un padre o una madre que sufre aracnofobia, es más propenso a padecerla en el futuro que un niño al que no le ocurre lo mismo. Según investigadores y expertos, estos miedos no son heredados genéticamente, sino que son lo que se conoce como “miedos aprendidos”.

Causas comunes de las fobias complejas
En las fobias complejas como pueden ser la fobia social o agorafobia, los especialistas no están seguros de sus causas, que constituyen todavía un misterio. La creencia más habitual es que se desencadenan a base de una combinación de experiencias vividas, la genética y la química del cerebro.

En el caso de la fobia social, más que en la agorafobia, hay más probabilidades de que la causa sea una experiencia extremadamente estresante, de acuerdo a ciertas investigaciones.

Tratamiento para las fobias
Cuando la fobia no ha provocado un problema grave, generalmente el paciente sabe que evitando la exposición al objeto de su miedo es suficiente para poder mantener el control. Hay fobias que simplemente no se pueden evitar, como ocurre con el miedo a volar o aerofobia. En ese caso, es necesario recurrir a la ayuda de un especialista.

Lo bueno es que la mayoría de las fobias pueden superarse y curarse con un tratamiento adecuado.No hay un único tratamiento que funcione en todos los casos, por lo cual el tratamiento tiene que ser adaptado al paciente con el fin de que tenga éxito. El especialista, psicólogo o psiquiatra puede llevar a cabo una terapia mediante medicamentos, una terapia de conducta, o combinar ambas. Esta terapia está orientada a hacer que disminuyan los síntomas de ansiedad y miedo, y ayudar a que el paciente logre controlar sus reacciones frente al objeto causante de su miedo.

Leave a comment

Your email address will not be published.