Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Ventajas psicológicas de tener una mascota

Ventajas psicológicas de tener una mascota

Durante la historia, los humanos nos relacionábamos con los animales únicamente sacando algún provecho de ellos, ya fuera para nuestra alimentación o para ayudarnos en la agricultura, el transporte u otro tipo de tareas. Posteriormente, animales como los caballos se utilizaron para competiciones deportivas, y los cuadrúpedos como los perros comenzaron a utilizarse como ayuda y guía para personas con discapacidades.

A día de hoy, los animales mencionados, así como de otras especies como los gatos, han llegado a convertirse en fieles compañeros y en amigos de sus amos, y son muchas las familias en las que los tratan como a uno más. Las mascotas aportan grandes beneficios a las personas, especialmente a niños y ciertos grupos de adultos que por una razón u otra tienen sensación de soledad. Son muchos los casos conocidos de personas que han dejado cuantiosas herencias a asociaciones que se encargan de la protección de los animales, o a las personas que se van a encargar de cuidar a sus mascotas cuando los amos hayan muerto. Esto da una idea de la importancia que tienen las mascotas en las vidas de los seres humanos cuando las tienen.

En el aspecto psicológico, las mascotas suponen un gran apoyo a personas que se encuentran en algunos grupos.

Niños y adolescentes
Al adquirir una mascota para un niño pequeño, la intención de sus progenitores es que aprendan a adquirir la responsabilidad de cuidar de la mascota al mismo tiempo que se divierten, especialmente si son hijos únicos. La mastota supone una muy buena compañía para un niño solitario, un compañero de juegos y también para dormir con ellos en el dormitorio. Los niños aprenden a querer a su mascota y a tratarla con ternura. Al mismo tiempo, la mascota se convierte en un miembro más de la familia.

Ciertos aspectos vulnerables de la personalidad de los niños como pueden ser la baja autoestima, el miedo a la soledad, la depresión o la timidez pueden sufrir un gran cambio cuando tienen una mascota.

Adultos solteros
En nuestra sociedad, es frecuente que una persona adulta soltera sufra un grado alto de soledad. Para las personas divorciadas, viudas o solteros que no han estado casados, tener una mascota en casa supone un gran beneficio. Es muy habitual que un psicólogo recomiente a personas adultas sin pareja adquirir una mascota, siendo los gatos y los perros las recomendaciones más habituales.

Hay muchas personas que reconocen sentirse mejor cuando al llegar a casa, en lugar de encontrarla vacía, son recibidos por un cariñoso animalito que les espera con alegría. Tener una mascota puede, muy fácilmente, disminuir los efectos depresivos que ocasiona la soledad.

Parejas sin hijos
Las parejas sin hijos son otro de los grupos en los que tener una mascota juega un papel muy importante. La mascota es tratada como un hijo, y la pareja le da a su animal de compañía el cuidado y la protección que le darían a sus retoños. El afecto que da una pareja a un perro o un gato es el mismo que le daría un padre a un hijo.

Personas ancianas
Para los ancianos, las mascotas tienen una gran importancia. A ciertas edades, la soledad es muy frecuente, así como las decisiones de jubilarse o pasar a ser pensionistas antes de que las habilidades mentales disminuyan. Estas personas necesitan algo positivo en lo que ocuparse para no deteriorarse de manera física y mental. Y no hay nada mejor que una mascota para llenar la vida de una persona anciana, sentirse acompañado y útil, además e hacer ejercicio. Muchos estudios han demostrado que la compañía de un gato o un perro ayuda a las personas ancianas a gozar de una mejor salud que aquellos que no tienen mastocas.

En el lado negativo, una mascota puede suponer algunas desventajas para una persona anciana. Una de ellas es la pérdida de libertad a la hora de visitar a sus hijos durante una semana, o viajar, teniendo que dejar a su animal de compañía en casa. Otra de ellas es que si la mascota es muy grande, como en el caso de los perros de razas grandes, pueden causarles caídas accidentales.

Personas discapacitadas
Quienes sufren algún tipo de discapacidad como pueden ser las personas tartamudas, sordas, mudas, ciegas o con algún tipo de parálisis o discapacidad física obtienen grandes beneficios de la ayuda de sus animales. Entre ellos se encuentran los delfines, perros de servicio y otras especies comunes de mascotas.

Para los niños que sufren algún tipo de parálisis, los delfines han resultado ser muy terapéuticos. Nadar con ellos hace que los niños se sienten más seguros de sí mismos e incremente su autoestima.

En las personas que sufren Alzheimer también también se han podido comprobar los beneficios de la compañía de un animal.

Leave a comment

Your email address will not be published.