Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Trastorno antisocial: Cómo identificarlo

Trastorno antisocial: Cómo identificarlo

El trastorno antisocial, que se encuentra englobado dentro de los trastornos de la personalidad, es un trastorno caracterizado por la explotación y violación de los derechos de otras personas, así como por la manipulación de los demás. Se suele dar de manera más habitual en los hombres que en las mujeres, y aunque su curso es crónico puede remitir con el paso del tiempo, según la persona que lo sufre se acerca a los 40 años de edad.

Hay varias claves que pueden ayudar a identificar un trastorno antisocial:

  • Trastorno disocial previo. En ocasiones, una persona que sufre trastorno antisocial puede haber sufrido trastorno disocial durante su infancia o al llegar a la adolescencia. Este trastorno provoca conductas en las que se atenta contra las reglas y normas sociales y se violan los derechos de otras personas. Suelen provocar destrozos en propiedades ajenas, llevar a cabo delitos y agredir a animales y/o personas.
  • Delincuencia. Al tener comportamientos que atentan contra otras personas, es habitual que quien padece un trastorno antisocial llegue a tener problemas con la ley. El robo y destrozo de propiedades ajenas son algo común en las personas con trastorno antisocial.
  • Características personales. Las personas con trastorno antisocial son manipuladoras y no dudan en recurrir a ello para lograr lo que desean, además de tender a despreciar los derechos y sentimientos de otros. Son personas impulsivas y mentirosas, a quienes no importan las consecuencias de sus actos. Al ser agresivas, suelen a menudo incitar a la violencia con agresiones y peleas, y no es raro encontrar esta agresividad hacia su propio entorno como sus hijos, familiares o pareja.
  • Excesos. Al estar caracterizadas por la imprudencia, las personas con trastorno antisocial no tienen problemas en poner en peligro tanto la seguridad de otros como la suya propia. Abandonar el cuidado de un niño que está a su cargo o conducir bajo los efectos del alcohol no es extraño en ellas. A la hora de tratar de lograr el respeto de los otros no dudan en utilizar el enfado y la ira.
  • Personas inestables. Son personas que suelen tener problemas en el ámbito social, laboral y familiar. Abandonan sus empleos con frecuencia, son despedidos y derrochan su dinero. Más allá de la manipulación de los otros, no tienen muchas habilidades sociales, además de tener constante desconfianza y ver a los otros como una amenaza.
  • Personalidad. Con el fin de lograr lo que quieren se pueden mostrar encantadores y joviales, pero en realidad son tercos, egoístas y arrogantes, viéndose a sí mismos como audaces e inteligentes. Ser flexible es algo que no existe para ellos, y tienden a irritarse con facilidad y discutir por cualquier cosa. a la hora de responsabilizarse de sus comportamientos nunca presentan sentimientos de culpa.
  • Vivir sin límites. Aseguran querer vivir libres y de manera autónoma, y lo utilizan como excusa para dejar de lado las responsabilidades y sentirse aburridos de la rutina rápidamente. Los proyectos a largo plazo no existen para ellos porque buscan tener gratificaciones de manera inmediata. Por esos sienten un placer inmediato en sus conductas.
  • Otros trastornos asociados. El trastorno antisocial puede tener otros trastornos que lo acompañan, como pueden ser trastornos al controlar sus impulsos, adicción a ciertas sustancias, ansiedad o depresiones.

Leave a comment

Your email address will not be published.