Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Psicología en Navidad: Los conflictos navideños

Psicología en Navidad: Los conflictos navideños

Las Navidades suelen ser una época de celebración, reencuentros, alegría… pero también pueden llegar a ser una fuente de conflictos a nivel familiar y personal para algunos. Dependiendo de la cultura, experiencias familiares, etc, caa persona vive estas fechas de una manera diferente. Además, en los últimos años debido a la incertidumbre que nos ha tocado vivir algunos de los problemas se pueden agudizar. Familias que recortan gastos, trabajadores que viven con incertidumbre debido a su situación laboral, personas desempleadas… Estas preocupaciones se añaden al estrés.

Las fechas navideñas pueden ser un factor que se añade a la ansiedad habitual, sobre todo si ya se siente cierto estrés o tensión en otros aspectos de la vida diaria. Pero también pueden suponer unos días de “vacaciones”para mejorar el propio bienestar psicológico, si se siguen unos pasos adecuados.

Conflictos que suelen ocurrir en Navidades
Los principales conflictos que ocurren en Navidad suelen estar relacionados con las familias, dada la naturaleza de estas fiestas.

  • Tensiones en las parejas. Durante estos días se pasa más tiempo con la persona con la que uno convive, por lo que la aparición de roces tiene más probabilidades.
  • Rivalidades en la familia. Dado que estos días también se pasa más tiempo con los familiares, los fantasmas del pasado pueden resucitar y esas cuestiones que parecían haber sido olvidadas vuelven a la memoria. Celos o rivalidad entre hermanos, conflictos por herencias, ofensas del pasado… pueden revivir debido a la carga emocional que supone reunirse con la familia.
  • Organizar las celebraciones. Este es un motivo de disputa habitual, al tener que decidir si se llevará a cabo de vacaciones o en familia, en la ciudad o en una zona rural, decidir qué regalos hacer, quién estará invitado, celebrarlo en el domicilio de un familiar o de otro, etc.
  • Conflictos personales. Al igual que con la familia, también pueden aparecer conflictos de manera personal. Terminar un año nos hace darnos cuenta de que, aunque parezca largo, un año se pasa rápido. El tiempo pasa y lo mismo ocurre con la propia existencia, lo que puede llevarmos a sufrir estrés, ansiedad o depresión.

Cómo manejar el estrés durante la Navidad

  • Ser realistas en nuestras expectativas. Al igual que nada ni nadie es perfecto, la Navidad tampoco lo es. Durante las Navidades empieza una guerra en la que el mundo comercial y los medios de comunicación nos van a bombardear continuamente con escenas de alegría, plenitud y felicidad destinadas a hacer que compremos compulsivamente. Y siempre habrá algo que salga mal, sobre todo en los regalos que los hijos desean. Si algo que quieren se encuentra fuera del presupuesto, hay que hablarlo con ellos para que entiendan que un regalo más caro no significa que se les quiera más.
  • Tomarse tiempo para uno mismo. La cantidad de actividades sociales que se llevan a cabo estos días pueden abrumar a una persona y hacer que se sienta presionada. Siempre viene muy bien alejarse un poco de la multitud y hacer algo a solas como leer un libro, escuchar música, dar un paseo… Algo que nos ayude a conectar con nosotros mismos y alejarnos un poco del consumismo de estos días.
  • Saber qué es lo que importa. Tanto el consumismo propio de estos días como el bombardeo publicitario antes mencionado hace que a veces se olvide qué significa la navidad. Al igual que el valor de los regalos no refleja mayor o menor afecto, una cena de Nochebuena más cara no hace que las relaciones familiares o personales mejoren. Lo que esto provocará, en cambio, será un mayor estrés tras las fiestas debido a los gastos a los que hay que hacer frente. Lo recomendable es recuperar la esencia de estas fiestas, que son el descanso a nivel personal y, sobre todo, emocional.
  • Apoyarse en los demás. Si uno se siente abrumado por algo, es mejor hablarlo con los familiares y amigos, en lugar de dejarlo dentro. Esto nos puede ayudar a identificar problemas y encontrar soluciones que ayuden a nuestro bienestar emocional.

Leave a comment

Your email address will not be published.