Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Cómo evitar que los propósitos de año nuevo fracasen

Cómo evitar que los propósitos de año nuevo fracasen

Ya está aquí el final del año. Y, como es habitual, en esta época solemos hacer balance de lo que el año que acaba ha supuesto para nosotros. Al mismo tiempo que hacemos dicho balance, pensamos en los “buenos propósitos” para el año que llega. Esto es una señal de buena autoestima, porque indica que queremos mejorar para sentirnos bien con nosotros mismos.

Algunos de los propósitos más habituales para el nuevo año son dejar de fumar, aprender un idioma, hacer ejercicio, ponernos a dieta… Lo que ocurre a menudo es que estos propósitos probablemente serán los mismos para el año siguiente, y muy a menudo son también los que teníamos un año atrás, ya que suelen abandonarse durante los dos primeros meses del año, dejando una sensación de fracaso en muchas personas.

¿Qué se puede hacer entonces para evitar que los buenos propósitos terminen fracasando?

  • Lo primero que hay que hacer es plantearse una meta concreta. Decir “voy a llevar una vida más sana” es ambiguo. Por tanto, hay que concretar qué es exactamente lo que se quiere lograr, qué pasos se van a dar para ello y cuánto tiempo se le va a dedicar.
  • El objetivo tiene que ser, además de concreto, realista. Si nos planteamos algo que es imposible de lograr lo único que haremos será agotarnos para no conseguir nada, lo que nos provocará una sensación de fracaso y hará que la percepción que tenemos de nosotros mismos sea muy desfavorable.
  • Es muy importante estar motivados para lograr nuestra meta. Esto no significa tener ganas, sino tener MOTIVOS. No hay que olvidar cuáles son nuestros motivos y recordarlos en los momentos de desánimo que surjan.
  • Si el propósito que nos hemos marcado es algo que llevará tiempo, es más probable lograrlo estableciendo una serie de metas más cortas. Cuando un plazo es muy largo es más fácil desistir o abandonar.
  • Para finalizar, no hay que olvidar que, sea cual sea el objetivo, no hay meta que se logre sola. Todo va a necesitar un esfuerzo por nuestra parte.

Leave a comment

Your email address will not be published.