Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Cuáles son las causas de la baja autoestima

Cuáles son las causas de la baja autoestima

Cuando una persona tiene baja autoestima, suele pensar sobre sí misma de manera negativa. Pero lo bueno es que esta baja autoestima se alimenta de creencias más que de hechos, y las creencias pueden cambiarse. Incluso sin proponérselo, las creencias de una persona cambian a lo largo de la vida dependiendo de las experiencias y circunstancias por las que pase.

Las causas de una baja autoestima
Cada persona sigue un camino, y a medida que lo recorre se va formando la autoestima. Este proceso es gradual, y la persona puede no ser consciente de que está creando unas creencias negativas hacia sí misma. En ese proceso juega un papel muy importante la naturaleza innata de la persona, que se complementa con la influencia ejercida por las personas con las que se relaciona y las experiencias que vive.

Cuando se forma la personalidad, durante los primeros años de vida, la autoestima puede verse afectada negativamente por algunas experiencias. Y quizá es entonces cuando la persona empieza a sentirse poco valiosa, ya que aún no ha desarrollado las armas para plantar cara a esas experiencias. Pero en la edad adulta las malas experiencias también pueden dañar la autoestima.

Algunas de las experiencias que pueden influir en los pensamientos negativos sobre uno mismo son los siguientes:

  • Abusos emocionales, sexuales o físicos y la pérdida de control que llevan asociada.
  • Haber perdido a alguien importante en su vida.
  • No poder cumplir las expectativas de los padres.
  • Sentirse el “bicho raro” del colegio o instituto.
  • Sufrir soledad o exclusión social.
  • Haber tenido necesidades básicas de la infancia desatendidas.
  • Sufrir bullying o acoso.
  • Sufrir una enfermedad que afecte a la calidad de vida.
  • Sentirse presionado para seguir unas normas concretas.
  • Ser discriminado por el estatus social, aspecto físico o discapacidad.
  • Trabajar en condiciones laborales precarias o estar desempleado.

Estas experiencias provocan que una persona pueda crear una imagen negativa de sí misma, sus capacidades o su inteligencia. Y cuando algo le hace recordar las malas experiencias del pasado, a la hora de hacer frente a nuevas experiencias lo hace con una actitud negativa. Dependiendo de lo intensas que sean dichas creencias negativas y lo arraigadas que se encuentren la persona puede incluso llegar a sentirse muy mal e intente evitar ese mal trago.

Lo malo de esa actitud es que la persona tiende a hacer más fuerte esa imagen negativa que tiene sobre sí misma, y la posibilidad de superar una esa situación o una similar en el futuro disminuye. Se crea, así, un círculo vicioso que parece ser indestructible.

Pero no lo es. Porque, como se comentó al principio, la baja autoestima tiene su origen en creencias que se pueden cambiar.

Leave a comment

Your email address will not be published.