Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Ansiedad en el embarazo: Causas y soluciones

Ansiedad en el embarazo: Causas y soluciones

Siempre que se acerca la maternidad, se acercan también los cambios. Y con ella puede llegar también la ansiedad, debida a la preocupación por el desarrollo del bebé y a la necesidad de preparar el hogar para el nuevo miembro de la familia. Tan importante es conocer las causas de esta ansiedad como saber la manera de hacerle frente.

Causas de la ansiedad

  • El trabajo. Esta es una de las causas de ansiedad más habituales. No sólo cuando se acerca la maternidad, sino en cualquier momento de la vida. Pero cuando llega el embarazo es más complicado seguir el ritmo, y no poder hacer todo lo que necesitamos o no hacerlo a tiempo provoca estrés.
  • Compaginar vida laboral y familia. Nunca es sencillo, y suele provocar nerviosismo, sobre todo cuando hay niños a los que atender.
  • El propio embarazo. Estar embarazada siempre trae cambios, además de una responsabilidad, que nos afectan. También hay que tener en cuenta la alteración hormonal, que puede provocar cambios en el sueño e inestabilidad emocional. Todo esto contribuye al aumento del estrés.
  • Factores de la vida en pareja. Problemas financieros, crisis en la pareja o mudanzas son otros factores que incrementan la tensión y el nerviosismo.

Consejos para combatirla

  • Estar relajada. Hay que tomarse un tiempo para uno mismo cuando surge la ansiedad. Dedicarse a un hobby, leer, ver una película, escuchar música… hacer cosas que nos distraen ayuda mucho a combatir el estrés.
  • Ejercicio. Las actividades como la natación o el yoga pueden ayudar mucho durante el embarazo. Hacer ejercicio nos sirve para conectar con nuestro cuerpo y al mismo tiempo desconectarnos de preocupaciones y problemas.
  • Salir a pasear. Una caminata, ya sea sola o en compañía, puede servir como ejercicio y ser de mucha ayuda. Si hay un parque cerca de casa se puede dar un paseo con compañía (amigos, pareja) o sin ella, y también puede hacerse en cualquier zona tranquila de un pueblo o una ciudad.
  • Expresar sentimientos. Si dejamos que las inquietudes y miedos se queden guardados dentro de nosotros, en algún momento se habrán acumulado de tal manera que terminarán saliendo de golpe. Es mejor expresarlos para dejar que salgan, hablando con alguien sobre ellos o incluso llorando. Llorar hace que dejemos salir fuera los sentimientos y emociones que tenemos interiorizados, que es precisamente lo que nos hace sentir desahogo tras haber estado llorando.

Leave a comment

Your email address will not be published.