Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

La importancia de saber decir NO

La importancia de saber decir NO

Aprender a decir NO es algo que tiene una gran importancia. De no ser así, podríamos perder el control de nuestra vida y la rabia nos invadiría al no poder hacer lo que en realidad queremos. Puede haber quien considera que decir “no” es desagradable y es no ser buena persona. Pero es importante ser capaz de establecer límites y no ceder ante chantajes o manipulaciones.

La capacidad de tener la suficiente seguridad en uno mismo para decir que no cuando sea necesario es lo que se llama Asertividad. No se trata de egoísmo, de ignorar las necesidades de otro, sino encontrar el equilibrio entre esos dos extremos que son el decir siempre “sí” y el decir siempre “no”. Los derechos de las otras personas son tan importantes como los nuestros, y es por eso por lo que hay que tratar de ser asertivos y saber en qué momentos debemos aceptar un requerimiento y cuándo negarnos. Se trata, en definitiva, de no lastimar a otros pero al mismo tiempo defender nuestros derechos.

Cómo se consigue una mayor asertividad
La base de la asertividad es que no sólo aportamos un valor a la sociedad, sino que debemos ser respetados. Además, es necesario tener nuestros fundamentos y escala de valores claros para, así, saber qué debemos que hacer y qué no hacer.

Hay que olvidar la culpa y el miedo si nos negamos a algo en una situación. La única manera de olvidar el miedo es afrontar lo que nos asusta, y la culpa es más algo social que nos han inculcado. Pero cuando tenemos claros nuestros fundamentos, podemos decir “no” teniendo muy claro el por qué, y eso aporta la seguridad necesaria para ello.

Si valoramos nuestras acciones de manera reposada, no actuaremos precipitadamente al tomar una decisión, no hay lugar para la culpa porque lo hemos hecho de acuerdo con nuestras convicciones.

Cómo son las personas poco asertivas
Las personas que son poco asertivas se alejan de las controversias y desean agradar, de manera que lo que hacen suele ser en contra de sus necesidades y deseos. Suelen creer que para que los demás les acepten no deben negarse a nada, y terminan siendo víctimas de manipulaciones para hacer aquello que atenta contra sus principios y no quieren hacer. Esto se debe al miedo que tienen al rechazo, además de la falta de afirmación en cuanto a sus ideas.

Hay que aclarar que este es un perfil diferente al de las personas que, voluntaria y conscientemente, deciden dedicarse a ayudar a los demás dejando de lado en ocasiones sus necesidades. Esta es una elección libre y que, casi siempre, aporta felicidad y satisfacción a quien lo hace. Por el contrario, las personas que son poco asertivas no sienten la misma satisfacción, y sus inseguridades y miedos les llevan a sacrificar su propio bienestar.

Leave a comment

Your email address will not be published.