Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Consejos psicológicos para controlar el peso

Consejos psicológicos para controlar el peso

Cuando queremos adelgazar, o no coger peso, no es suficiente con saber qué debemos comer o no. La clave está en nuestra mente, en nuestras conductas, emociones y pensamientos. Eso es lo que más hay que controlar si queremos tener éxito al adelgazar, y posteriormente para mantenerlo cuando pase el tiempo en lugar de volver a coger kilos enseguida después de haber perdido pero durante semanas semanas o meses.

Vamos a ver algunos consejos que nos pueden ayudar:

Controlar la atención
La mente nos puede jugar malas pasadas mientras estamos siguiendo una dieta. Pensaremos de repente “me apetece mucho un helado”, “tengo hambre, necesito comer algo”, “no lo puedo soportar más, estar a dieta es horrible”… Si permitimos que nuestra atención se centre en esa clase de pensamientos y dejamos que nos atrapen, terminarán controlándonos y obligándonos a desobedecer la dieta.

No hay que permitir que los pensamientos nos controlen. Pero no se trata de luchar contra ellos ni reprimirlos, sino simplemente observarlos y dejarlos pasar mientras centramos nuestra atención en lo que estuviéramos haciendo en ese momento. Si controlamos nuestra atención, controlamos nuestra mente y evitaremos que los pensamientos nos lleguen a controlar.

Controlar el ambiente
Si abrimos cualquier armario en la cocina, o la nevera, y vemos alimentos con muchas calorías o dulces, será mucho más difícil ceñirnos a la dieta que si tenemos en la nevera principalmente fruta y verdura. Y si vamos a comer fuera, es más recomendable que elijamos comer comida japonesa, china o vegetariana que ir a una pizzería. Controlando el ambiente en el que nos encontremos y los impulsos procedentes del mismo, controlaremos también nuestro comportamiento al comer.

Comer sano
El objetivo principal de una dieta es perder peso. Pero puede ser también una buena manera de mejorar los nuestros hábitos alimenticios y hacer que sean más sanos. Así, cuando aparezca alguna tentación para saltarnos la dieta tendremos una motivación mejor para no dejarla de lado. Así no sólo adelgazaremos, sino que nuestra salud será mejor y nos sentiremos mejor. Comiendo más sano notaremos que aumentan nuestra vitalidad y energía y mejora nuestro estado de ánimo.

Tomar complejos multivitamínicos
Si tomamos minerales y vitaminas cada día, nuestro cuerpo estará mejor nutrido y los deseos de ingerir ciertos alimentos disminuyan.

Disfrutar del desayuno
Todo el mundo lo dice: es la comida más importante del día. O al menos es una de las más importantes, ya que aporta la energía que necesitamos para el trabajo de la mañana. Además, lo que comemos en el desayuno lo quemamos a lo largo del día, por lo que es difícil que nos vaya a hacer engordar.

Aún así son muchas las personas que o se lo saltan o simplemente se toman un café y “se ponen en marcha”. Si nos acostumbramos a tomar un buen desayuno y disfrutarlo, será más fácil ceñirnos a la dieta durante el resto del día. Todos disfrutamos con la comida, y una dieta que impida disfrutarla en todo momento es dura. Por lo tanto, al menos durante el desayuno deberíamos disfrutarlo y se nos hará más llevadero.

Leave a comment

Your email address will not be published.