Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Técnicas para combatir la timidez

Técnicas para combatir la timidez

Combatir la timidez es algo que requiere de práctica y tiempo, pero no es misión imposible. Y la recompensa, que es aumentar la confianza y la autoestima, vale la pena el esfuerzo. Vamos a ver algunos trucos que ayudan a luchar contra la timidez.

  • Repetir en voz alta “Me siento muy bien!” cada mañana, después de levantarnos. Tenemos que repetirlo cada día, todas las veces que podamos, con entusiasmo hasta que lo interioricemos. Puede parecer ridículo y tendremos la tentación de querer dejarlo. Pero nadie aparte de nosotros lo va a saber. Y hay que recordar que para que un hábito se establezca suelen hacer falta unos 30 días.
  • Sentirnos bien y mirar el lado bueno de las cosas. Aunque no tengamos motivo, vamos a vestirnos elegantes de vez en cuando por el simple placer de hacerlo. Puede que no lo parezca, pero esto nos aporta sensación de confianza y autoestima, y es algo que no nos cuesta nada hacer.
  • Arriesgarnos un poco siempre que sea posible. Ponernos en situaciones diferentes, que nos fuercen, es estimulante y nos ayudan a ver que el miedo no tenía fundamento. Y lograr una meta nos aporta autoconfianza y disminuye la timidez. Se puede empezar con riesgos y temores pequeños y avanzar desde ahí. Pero sin agobiarnos, porque las cosas con calma van mejor.
  • Cuando estemos en una conversación con más gente, tenemos que animarnos y ser más participativos. Una buena forma de romper los nervios es decirles que somos tímidos. Así, los nervios quedarán atrás y no nos obsesionaremos pensando si nos ven como un bicho raro. Además, esto les animará a preguntarnos cosas y hacernos partícipes en la conversación de manera más activa.
  • El rechazo es algo normal, inevitable, y que en algún momento le ocurre a todo el mundo. Pero no es algo tan habitual y frecuente como para que le tengamos fobia. Ser rechazado no es malo y depende de los gustos, objetivos y creencias de cada uno. Incluso nosotros mismos rechazamos siempre a alguien o algo que no encaja en nuestros gustos por completo. Eso no nos convierte ni convierte a quien nosotros rechazamos en basura. Simplemente, cada uno tenemos objetivos diferentes. No nos lo tenemos que tomar como algo personal, sino algo cuyo motivo es lógico. Que tenga sentido o no para nosotros, es otra cosa. Pero no tenemos que preocuparnos por ello.
  • Participar en actividades que nos entusiasmen. Hacer algo que nos resulta apasionante ayuda a superar la timidez que podamos sentir. Todo el mundo es más hablador y se siente más cómodo cuando algo le gusta. Además, tendremos junto a nosotros a personas que piensan acerca de lo que nos gusta de manera parecida a nosotros.

No hace falta llevar a cabo todas estas sugerencias. Cada persona es diferente, y algunas técnicas funcionan mejor que otras según la personalidad de cada uno. Hagamos sólo aquellas que creamos que encajan mejor con nosotros mismos. La meta es ser capaces de ver las cosas con más confianza y seguridad.

Leave a comment

Your email address will not be published.