Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Qué es el soñar despierto

Qué es el soñar despierto

Cuando soñamos despiertos creamos mundos que no podemos ver ni sentir, pero que sí podemos fabricar como queramos. Muchas personas lo ven como una tontería, y puede que nos digan que tengamos los pies en el suelo y dejemos de soñar, pero soñar despiertos no es ninguna locura. La locura es no hacerlo por miedo a no lograr lo que soñamos. Y estos sueños, al ser retazos de lo que nos gustaría lograr, pueden ayudarnos a recorrer el camino para conseguirlo.

Esta es una capacidad increíble que tenemos las personas. Pero como en muchas ocasiones hacen que los demás piensen que vivimos en el limbo o que perdemos el tiempo, en ocasiones hace que decidamos no soñar y se nos escapen oportunidades que no deberíamos dejar pasar.

Aunque en parte es cierto que no debemos pasarnos la vida soñando despiertos. Especialmente si creemos que todo lo que soñamos es realizable. Por tanto, hay que ser realistas y encontrar un punto medio en el que sepamos distinguir qué es lo que podemos conseguir y lo que no. Soñar es gratis, pero la vida real no lo es y todo cuesta. cuando soñamos despiertos tenemos que ser consciente de ello y preguntarnos cuál de las ideas que pasan por nuestra mente puede llevarse a cabo. si un sueño es realizable hay que luchar por él, y los que no lo sean no deben obsesionarnos.

Soñar crea realidades
Si no hubieran existido personas soñadoras no habrían visto la luz grandes creaciones y grandes obras. Y tal vez todas ellas surgieron por soñar despiertos y preguntarse si era posible hacerlo. Sin esta capacidad de soñar no habríamos logrado muchos avances en las relaciones, la ciencia, el arte o la lucha social, ya que simplemente todos nos habríamos conformado con lo que vemos y aceptamos porque no conocemos otra cosa.

Es cierto que como dice la frase, “los sueños sueños son”, pero también es cierto que abstraerse de la realidad permite ver la realidad desde una perspectiva diferente. Pero obsesionarnos con cumplir a toda costa algo que hemos soñado hace que corramos el riesgo de caer en la infelicidad, sobre todo si caemos en el error de pensar que aquello que no tenemos es lo que necesitamos para ser felices.

De la misma manera, perseguir los sueños como manera de alcanzar la felicidad es otro error que no debemos cometer. La plenitud se puede alcanzar teniendo una vida sencilla, calma y buena compañía. No es ninguna obligación querer hacer realidad los sueños, sino una decisión personal.

Leave a comment

Your email address will not be published.