Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Consejos para evitar la decepción

Consejos para evitar la decepción

Las decepciones son algo inevitable, y sean del tipo que sean (desengaños amorosos, decepciones con un amigo o con la familia) son algo que le ocurre a casi todas las personas. Cuando alguien se siente decepcionado siente también tristeza, frustración, resentimiento, ira, y deja de confiar en la otra persona.

A veces sentimos decepción porque, por ejemplo, nos hayamos sentido traicionados por un familiar. Pero aunque sabemos que sus ideas son similares a las nuestras, la experiencia nos ha demostrado que no es capaz de actuar de la manera que nos gustaría. Pero también ocurre, a menudo, que lo que nosotros vemos como algo que la otra persona no quiere hacer, es simplemente que no puede hacerlo.

Según el psicólogo clínico Michael Yapko, la clave para no sentirnos decepcionados cuando hemos tenido unas expectativas poco realistas o exageradas es saber aceptarnos tanto a nosotros mismos como a los demás. En palabras de Yapko, “cuánto más rígida sea la gente respecto a la concepción que tiene del mundo, más probable será que se sienta decepcionada, desilusionada y dolida el mundo no responde como querría”.

De acuerdo con Yapko, hay personas que no son conscientes de estar manteniendo unas expectativas que son muy poco realistas. Su consejo es que pensemos detenidamente qué esperamos de las personas, y una vez lo sepamos tomarnos el tiempo necesario para saber si de verdad esas personas nos pueden dar eso que queremos y esperamos.

Consejos para no decepcionarnos

  • No tener expectativas ni esperar nada de los demás. Y si esperamos algo, hay que hacérselo saber de manera clara. Así lo sabrá y podrá dejarnos claro si puede hacerlo o no.
  • Comprobar hasta qué punto los demás están dispuesto a darnos lo que esperamos.
  • Ver a los demás como lo que son. No se puede esperar recoger uvas de un olivo, sino aceitunas.
  • Recordar cómo se han comportado las personas en el pasado en situaciones parecidas, y así podremos saber lo que son y lo que no son capaces de hacer.
  • No pensar que la otra persona nos quiere hacer daño, sino que lo que ocurre es que tiene una manera determinada de actuar y hay cosas a las que algunas personas no se pueden enfrentar, ni pueden hacer.
  • Ser comprensivo y aceptar que, aunque algunas personas puedan hablar sobre ciertos temas, a la hora de actuar no saben hacerlo de manera consecuente con sus principios e ideas.

Leave a comment

Your email address will not be published.