Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

No dejes que la infidelidad te provoque una depresión

No dejes que la infidelidad te provoque una depresión

Todos sabemos que no siempre una relación sentimental termina bien. Y lo peor es que los desengaños sentimentales, especialmente los provocados por infidelidades, pueden hacernos caer en la depresión. Ser traicionados por la persona que amamos puede ser tan doloroso que nos hace sentir hundidos y perder las ilusiones.

Por eso es importante no ignorar las decepciones amorosas, ya que son capaces de destruir nuestra autoestima y causar una depresión grave.

Hay personas que son capaces de superar con más facilidad una ruptura sentimental y manejan mejor el desamor. También hay personas que a base de experiencia, de haber sufrido diferentes decepciones, son más inmunes al dolor provocado por la infidelidad. Pero también hay personas a las que sufrir este tipo de traición puede causarles un daño enorme a su salud emocional. Saber que la otra persona no nos quería como creíamos, que quien para nosotros era lo más importante prefiere tener una relación con otra persona, y que nos hayan traicionado tanto a nosotros mismos como a la confianza que habíamos entregado, es un duro golpe a la propia autoestima y también un cuchillo que se clava en lo más profundo de la base emocional y afectiva de una persona.

Nuestros principios emocionales cambian cuando descubrimos que nos han sido infieles. Nada es como creíamos, y tenemos que reconstruir desde el principio nuestro propio equilibrio emocional, algo que no sólo es muy difícil sino que dependiendo de nuestras propias circunstancias puede hacer que caigamos en una grave depresión.

Cómo evitar caer en la depresión cuando nos son infieles
Nadie se imagina ni se espera una traición sentimental por parte de la persona amada, y eso hace que al mismo tiempo sí se pueda imaginar la impotencia, tristeza, frustración, angustia, culpa y desengaño que se pueden sentir tras una infidelidad. Por eso, al igual que ocurre con otros trastornos de tipo depresivo, es necesario un tratamiento para superar la depresión “post-infidelidad”.

Pero para lograrlo es necesario cambiar la idea que una persona tiene del amor y de las relaciones de pareja. Se trata de alcanzar un equilibrio entre la acción de dejarse llevar y entregarse al amor, y el tener conciencia de que no hay nada que dure para siempre y que (como muchas veces hemos oído), la única persona con la que siempre podemos contar de verdad somos nosotros mismos.

No estamos diciendo que haya que dejar de confiar en todo el mundo, ni de ver el amor con escepticismo, sino de ser lo suficientemente fuertes para que los desengaños amorosos no nos dejen hundidos. Hay que saber crecer no como parte de una pareja, sino como personas, individualmente. Pero, al mismo tiempo, ser capaces de disfrutar del amor y de la relación de pareja.

Leave a comment

Your email address will not be published.