Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 113 83 18 | mostolespsicologo@gmail.com

Por qué el enamoramiento es un estado de locura transitoria

Por qué el enamoramiento es un estado de locura transitoria

El enamoramiento se puede definir como un estado de locura transitoria, en la que nos perdemos tanto en el amor como en la necesidad de amar y ser amados, y donde todo lo demás pierde sentido si no ocurre a través de esa persona. También se podría decir que el enamoramiento es un estado transitorio que ni puede ni debe perdurar, ya que si esto ocurriera estaríamos condenados a la locura del amor de forma patológica, y eso podría acabar con nosotros.

Cuando una persona se enamora, su sistema enloquece y todo su universo no es que, como diría Coelho, “conspire para que se haga realidad”, sino que gira en torno a la persona amada. si esa persona se quedara de manera permanente en esa fase, lo único que haría sería pensar constantemente en la otra persona, ensimismada soñando e imaginando estar junto a ella, y lo único que sería capaz de hacer al tenerla al lado es admirarla

Cuando nos enamoramos, nuestro sistema enloquece y todo nuestro mundo gira en torno a la persona que amamos. Y si nos quedáramos siempre en esta fase del enamoramiento lo único que seríamos capaces de hacer es pensar en la persona amada todo el tiempo, dado que cuando estamos enamorados nos ensimismamos, soñamos e imaginamos estar junto a esta persona, y cuando la tenemos cerca lo único que podemos hacer es admirarla, ya que sólo existe ella y todos los pensamientos la tienen a ella como destinataria.

Una persona que pasa por esta fase puede estar todo el tiempo junto a la persona amada llegando a olvidar sus propias necesidades, ya que lo único que importa es hacer feliz a la otra parte y para ello se pondría el mundo a sus pies aunque el propio se estuviera viniendo abajo, ya que la vida sin ella carece de sentido y el amor importa más incluso que cosas tan necesarias como comer o dormir.

Todas estas razones son suficientes para que esta fase de locura no deba ser más que algo transitorio, temporal. Sólo puede durar un periodo, pues lo contrario nos haría vivir de manera constante en un estado de locura que no nos dejaría vivir ni pensar en nosotros mismos, y nos haría sentir que la persona amada es la única razón de nuestra existencia.

Con esto no queremos decir que el amor no sea algo real, ni que no se pueda disfrutar de esa locura que se siente durante el enamoramiento. Pero hay que hacerlo siendo conscientes de lo que es, momentos hermosos que hacen que surjan mariposas revoloteando en el estómago y sensaciones únicas que nos hacen sentir llenos y las vivamos como experiencias maravillosas.

Una vez pasado el enamoramiento es cuando llegan las demás fases del amor, que ya es verdadero y real y nos sirve para construir una relación con esa persona en la que tenemos esa compañera con la que recorrer la vida, enfrentarnos a los problemas juntos, y reírnos del día a día. Ese alguien que, junto a ella, no importa dónde estemos porque sabemos que estamos en nuestro hogar.

El enamoramiento acaba antes o después, pero el amor verdadero crece y perdura en el tiempo.

Leave a comment

Your email address will not be published.