Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

10 consejos para mantener el estrés a raya

10 consejos para mantener el estrés a raya

Sufrir estrés es un proceso natural, que se da a modo de respuesta a la necesidad que tenemos los seres humanos de adaptarnos a nuestro entorno. El estrés no tiene por qué ser siempre un problema, pero cuando es demasiado intenso o se alarga en el tiempo, puede perjudicarnos enormemente.

Hay situaciones, acontencimientos, ocasiones, en que es inevitable sentir estrés. Pero de lo que se trata es de ser capaz de plantar cara a la situación lo mejor que podamos.

Por ello, vamos a ver qué podemos hacer para prevenir el estrés.

Cómo enfrentarse al estrés
No hay ninguna fórmula mágica para curar el estrés, pero sí que hay diferentes formas de sobrecargar menos nuestra mente para evitarlo, como programar las actividades que debemos realizar para que no se terminen acumulando y convirtiéndose en un problema.

  • Saber delegar. Es necesario ser capaz de decir NO a lo que no se pueda hacer. Eso parte de un diálogo positivo interior, y del respeto y la amabilidad hacia uno mismo.
  • Definir prioridades. No sirve de nada preocuparse por algo que no depende de uno mismo. Es mejor anotar todo aquello que causa preocupación, para mediante dicha lista identificar los problemas y pensar en la manera de resolverlos.
  • No ver los cambios como algo peligroso, sino positivo. Y no hay que dudar de pedir ayuda a familiares, amigos o profesionales si es necesario. Cuando algo se complique, hay que sonreír, ya que un gesto así de simple hace descender la presión y mejora las probabilidades de respuesta ante el estrés.
  • Buscar apoyo en alguien de confianza. Intentar hacer ver que estamos bien hace que la ansiedad sea mayor ya que se está llevando a cabo una autoimposición. Y no hay nadie mejor que una persona de confianza para entendernos y compartir las sensaciones y sentimientos.
  • Relajarse. Siempre ayuda mucho realizar algún ejercicio de respiración o relajación. Un ejemplo de estos ejercicios es tumbarse en una superficie plana, colocando una mano en el estómago y la otra en el pecho, para inhalar el aire hinchando por completo el estómago. Después, se exhala hasta que baje completamente el estómago. Este ejercicio ha de hacerse de manera lenta, y ayuda mucho a concentrarnos.
  • Ejercicio moderado. Realizar alguna actividad física que nos haga sudar o dar un relajante paseo siempre hace que el estado de ánimo mejore, además de ayudar a desconectar.
  • Música. Escuchar una sinfonía relajante con unos auriculares o subiendo el volumen si no se dispone de ellos, cerrando los ojos, también ayuda a desconectar del estrés.
  • Salir a la naturaleza. Siempre viene muy bien salir al aire libre y respirar aire puro para ver las cosas desde una perspectiva diferente. Y mucho mejor si al mismo tiempo se realiza alguna actividad que nos guste.
  • Dormir bien. Para poder descansar de manera adecuada y que los niveles de cortisol no se disparen, hay que dormir un número mínimo de horas (lo recomendado suele ser 8), o timar un descanso o echar una siesta a lo largo del día.
  • Alejarse de la automedicación. La tensión debe ser controlada de manera natural, y no echando manos de medicamentos para relajarse o dormir.

Leave a comment

Your email address will not be published.