Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Cuando las preocupaciones son exageradas

Cuando las preocupaciones son exageradas

Seguro que casi todos hemos sentido preocupación por alguien o por algo durante el día de hoy, o durante la última semana. Y si no todos, seguramente la mayoría. La preocupación es algo normal en los seres humanos, y algunos cálculos indican que el porcentaje de personas que se preocupan al menos una vez al día por algo es del 38%.

Y la pregunta que probablemente se hagan muchas de ellas es cuál es la diferencia entre una preocupación normal y una que resulte excesiva, y si cuando es excesiva puede ser considerada una obsesión.

Las preocupaciones son una serie de pensamientos que tenemos sobre acontecimientos que pueden darse en un futuro, normalmente relacionados con situaciones negativas o peligros, acerca de los cuales sentimos incertidumbre y creemos que la amenaza o peligro que nos preocupa no se puede controlar ni predecir. Eso provoca que sintamos ansiedad en cierto grado.

Estas preocupaciones suelen ser fáciles de controlar, y el malestar que provocan no deteriora nuestro funcionamiento al no ser demasiado intenso.

Cuando la preocupación se vuelve excesiva
Cuando las preocupaciones y la ansiedad que están provocas son excesivas, son dos de los componentes del Trastorno de Ansiedad Generalizada. Cuando se padece este trastorno, se hace muy difícil controlar las preocupaciones y aparecen consecuencias asociadas como la tensión muscular, la fatiga, las alteraciones del sueño, la dificultad para concentrarse, la inquietud y la irritabilidad.

El principal problema que tienen las preocupaciones de las personas afectadas por este trastorno es que desarrollan la firme creencia de que el estar preocupado es ventajoso, de manera que ven esas preocupaciones como una manera de solucionar los problemas con los que se puedan encontrar.

A pesar de que las preocupaciones de las personas que padecen el Trastorno de Ansiedad Generalizada no son muy diferentes de las preocupaciones que tienen el resto de las personas en cuanto a la economía, la salud, la familia, los amigos, el trabajo o la vida cotidiana, sí que se preocupan por más situaciones y asuntos de menor importancia. Y a diferencia de las personas que no padecen el trastorno, sus preocupaciones son más duraderas, intensas y difíciles de controlar, y se dan más habitualmente que en las otras personas. Tienen a mantenerse en un estado de hipervigilancia ante cualquier tipo de estímulo que pueda suponer un peligro, y toleran poco la incertidumbre.

Preocupaciones excesivas vs Obsesiones: Diferencias
Muchas veces se tiende a pensar que cuando una persona se preocupa excesivamente por algo, está obsesionada con ello. Pero no es así, ya que hay diferencias entre las preocupaciones excesivas y las obsesiones. La obsesión es una serie de impulsos, pensamientos e imágenes persistentes y recurrentes acerca de algo que hace sentir malestar y ansiedad y se ve como contrario a los valores propios. Además, las obsesiones se suelen mantener durante una parte del día y habitualmente hacen que la persona tenga ciertos tipos de comportamientos compulsivos intentando reducir la ansiedad que siente ante su obsesión.

Leave a comment

Your email address will not be published.