Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

¿Cómo mejorar la salud? Experimentando diferentes tipos de emociones positivas

¿Cómo mejorar la salud? Experimentando diferentes tipos de emociones positivas

Todos sabemos que vivir con una visión positiva nos ayuda a estar más sanos y felices. Pero si nuestras emociones son diversas y heterogéneas, además de ser positivas, tendremos unos niveles de inflamación sistémica menores y seremos menos vulnerables a ciertas enfermedades.

Estas son las conclusiones de un estudio publicado en la revista Emotion que se llevó a cabo sobre 175 persona de entre 46 y 65 años de edad del área metropolitana de Phoenix (Arizona, Estados unidos).

Estas personas fueron estudiadas durante un mes, y para que pudieran informar acerca de su vida emocional se les entregó una tablet en la que registraron cada día sus emociones. 6 meses después de este periodo de estudio se les realizaron análisis de sangre con el fin de chequear los marcadores relacionados con la inflamación sistémica que hemos mencionado. Estos marcadores son el fibrinógeno, el IL-6 y la proteína C reactiva.

Tras los análisis los especialistas confirmaron las sospechas que tenían, al poder comprobar que en las personas cuya vida emocional era rica y diversa la inflamación sistémica era menor mientras que en el resto de sujetos no ocurría lo mismo. Otro aspecto que se pudo comprobar era que esta relación entre la inflamación sistémica y la vida emocional sólo se daba cuando las emociones eran de tipo positivo (alegría, felicidad, emoción, entusiasmo, diversión, orgullo, etc…).

En cambio, con las emociones negativas como la tristeza, la angustia, la irritabilidad, el miedo o la vergüenza, o con emociones generales, no se producían efectos en los niveles de inflamación sistémica. El autor principal del estudio, Anthony Ong, reconoció que no se esperaba esto.

El hecho de encontrarnos tanto más felices como más sanos si vivimos con una visión positiva ya se había podido comprobar, pero hasta ahora no se conocía que la clave no está en la positividad en sí, sino en la diversidad de las emociones positivas que sentimos. Esto significa que quienes tienen más probabilidades de disfrutar de un mejor estado de salud son quienes cuentan con más heterogeneidad y diversidad de emociones positivas, y no quienes tienen unas emociones positivas menor diversas y más homogéneas.

Para definir la heterogeneidad de emociones positivas, los investigadores utilizaron el término “emodiversidad”, y concluyeron que las personas con emodiversidad, al tener una inflamación sistémica más baja tendrán un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas como puede ser la diabetes o desarrollar problemas cardiovasculares.

A pesar de estos resultados favorables, Ong reconoció que serán necesarios más estudios similares para poderlos corroborar, dado que la investigación se realizó con personas de mediana edad en un área geográfica concreta, y deberían estudiarse franjas de población más grandes y con una diversidad cultural mayor.

Leave a comment

Your email address will not be published.