Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

El embarazo y sus cambios emocionales

El embarazo y sus cambios emocionales

Hay muchas mujeres que viven el embarazo de manera diferente a como esperaban, y sienten que no es como imaginaban que iba a ser. A veces este sentimiento se manifiesta a través de la tristeza o el enfado, y en otras a través de la ansiedad y el miedo, pero sea como sea siempre provoca un malestar que la terapia puede ayudar a minimizar o superar.

Normalmente un embarazo se imagina como un evento sumamente feliz e idílico, y esto ocurre porque la manera en que lo vemos según nuestra sociedad y cultura, o las experiencias de amigas o familiares que han pasado por ello, crean expectativas. Y cuando la realidad no es como esperábamos, nos causa inquietud.

Cada persona es un mundo, eso está claro, pero aunque cada mujer sea diferente existen elementos comunes en quienes han estado embarazadas, y al mismo tiempo existen también numerosas diferencias. Cada manera de vivir el embarazo, el parto y la crianza del bebé, cada experiencia, es diferente y depende de diversos factores. A nivel psicológico cada una tiene diferentes recursos y habilidades personales, y su estado emocional no es el mismo. A nivel físico desempeñan un importante papel la progresión de la gestación y del bebé. Y también cuentan mucho la relación con la pareja, con la gente del propio entorno, y los factores culturales y sociales.

Otro factor importante son las hormonas que se encargan de asegurar el crecimiento del bebé como son la prolactina, la progesterona, los estrógenos y la oxcitocina, que también intervienen en la preparación de la futura madre a nivel psicológico. Estos produce cambios en el humor de la mujer, lo que hace que a lo largo del día pueda haber momentos en que se encuentre más sensible a lo que ocurre alrededor y su estado de ánimo vaya de la emoción al disgusto sin motivo aparente. Esto no es algo que ocurra de un día para otro, sino que sucede gradualmente.

Obviamente, durante el embarazo se producen diferentes cambios físicos en el cuerpo de la mujer, en poco tiempo, y eso hace que la relación de la mujer embarazada con su propio cuerpo varíe considerablemente, Esto se entrelaza con las imágenes pasadas que se tenían sobre la propia imagen y que hay que modificar. Como decía el psicólogo y psiquiatra Daniel Stern, el embarazo es la preparación hacia la nueva identidad, que es la de madre. Por eso, habrá momentos en los que reconsidere y redefina pensamientos que pueden asaltarle, como qué clase de madre quiere ser o si será capaz de cuidar de su bebé.

Esas dudas van acompañadas de afectos y recuerdos que había tenido anteriormente y que tendrá que recrear y revisar para adaptarse a ese nuevo papel que va a desempeñar en su vida. Y esto en ocasiones ocurre subliminalmente, en la forma de sueños o pesadillas. Esto convierte al embarazo en una época de reflexión y revisión que genera una imagen de sí mismo y de los modelos de cómo ser madre que conocía.

Para finalizar, una inquietud muy común y que se da con más asiduidad es la relacionada con el momento del parto, sobre todo cuando se trata de la primera vez o si se pasó por una experiencia poco satisfactoria en el pasado. Esta preocupación puede que se note menos al principio, pero con el paso de los tiempos la inquietud sobre el parto se hace más intensa. Es algo normal tener inquietudes, pero si nos rodeamos de especialistas en los que podamos confiar que resuelvan nuestras dudas y sepan entender nuestros deseos sobre el parto podremos prepararnos para ese momento sin miedo, malestar ni ansiedad.

Leave a comment

Your email address will not be published.