Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Qué causa el TDAH o hiperactividad

Qué causa el TDAH o hiperactividad

A pesar de que el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) ha dado pie a diferentes estudios, la realidad es que no existe una certeza acerca de sus causas. Este trastorno de tipo neurológico es tan complejo y heterogéneo que no puede ser explicado mediante una causa, sino más bien por la combinación de factores genéticos y ambientales.

Causas genéticas
En diferentes investigaciones realizadas con familias, hermanos gemelos, así como con niños adoptados, se ha constatado que la genética juega un papel importante en el desarrollo del TDAH. Estas conclusiones indican que los genes pueden estar detrás del 76% de sus causas de desarrollo. Otros estudios han concluido que las probabilidades de desarrollar este trastorno en personas con familiares que padecen TDAG son 5 veces mayores que en las personas en los que no se da este tipo de antecedente familiar.

También se ha podido comprobar que en familiares biológicos se da con mayor frecuencia el TDAH que en personas que han sido adoptadas.

La genética molecular
La investigación de la genética molecular y el TDAH no ha sido muy desarrollada, pero aún así diferentes estudios han establecido una relación entre ciertos genes y este trastorno, y se ha relacionado a los cromosomas 4, 5, 6, 8, 11, 16 y 17 con el TDAH . También se han identificado 8 genes y establecido una relación estadística entre el TDAH y 7 de ellos.

Causas ambientales
Ciertos factores, en especial durante el embarazo, el parto y después de éste, han sido también relacionados con el riesgo de desarrollar TDAH. Entre ellos se encuentran la encelopatía hipóxico-isquémica (un síntoma que se da cuando desciende el flujo sanguíneo cerebral o el aporte de oxígeno), el tener un nacimiento prematuro o el consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo. Otros aspectos que también influyen son la exposición intrauterina al zinc o el plomo, las infecciones del sistema nervioso central, el consumo de cocaína o heroína por parte de la madre durante el embarazo, los traumatismos craneoencefálicos sufridos en la infancia o las adversidades psicosociales.

No se toman como influencia crítica en el TDAH los aspectos psicosociales, aunque se considera que su papel es importante. Por ello, algunas investigaciones se han centrado en circunstancias familiares como el estrés o los problemas matrimoniales, los trastornos psicopatológicos de los mismos, y la interacción entre los hijos y los padres.

Leave a comment

Your email address will not be published.