Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Acoso psicológico: un drama que puede llevar al suicidio

Acoso psicológico: un drama que puede llevar al suicidio

El maltrato psicológico, que al mantenerse en el tiempo y de manera reiterada pasa a convertirse en acoso psicológico, es un problema de enorme gravedad que lleva a las víctimas a sufrir una peligrosa disminución en su autoestima y a sentirse indefensas y desesperadas de manera constante.

Esto es probablemente lo que hace que sea más peligroso que el maltrato físico, ya que para la violencia física la evolución nos ha preparado de manera que, si ésta no nos mata, sabemos reaccionar huyendo o luchando. De hecho, se podría decir que la violencia física tiene un componente menos cruel que la psicológica en el hecho de ser menos premeditada y más instintiva, mientras que la psicológica es más calculada y perversa.

Cuando el acoso psicológico tiene continuidad en el tiempo, es una señal que nos avisa de la incapacidad que tiene la víctima para escapar de este drama. El maltratador psicológico es una persona perversa que disfruta con el dominio y el poder que tienen sobre sus víctimas y que utilizan esta situación para alimentar su ego. Y son muchas las ocasiones en que la víctima es embaucada por su acosador hasta el punto de desarrollar dependencia hacia el mismo.

Esta situación termina convirtiéndose en una tela de araña en la que la víctima queda inmovilizada y va siendo cosificada y empequeñecida mediante humillaciones, insultos, vejaciones y desprecios que terminan destruyendo su autoestima. Esta indefensión lleva a desarrollar depresión y, en los casos más graves, al suicidio. Son muchos los casos de personas que se han suicidado tras haber sufrido (sobre todo durante su último año de vida) acoso psicológico. Y muchas también las que lo han intentado, y afirman que tomaron dicha decisión debido a la baja autoestima que tenían y a la sensación de indefensión y desesperanza constante que estaban padeciendo.

Dada la gravedad del acoso psicológico, se recomienda que toda persona que lo sufra se ponga en manos de un especialista, quien podrá ayudarle a identificar la situación de violencia peligrosa en la que está inmerso y a salir de un agujero cuyas consecuencias pueden ser fatales si no se ataja el problema.

Leave a comment

Your email address will not be published.