Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

La seriefilia: Un problema que ya es real

La seriefilia: Un problema que ya es real

Las plataformas de streaming se han vuelto increíblemente populares por unos cuantos motivos. El principal sin dudas es el precio, puedes acceder a cientos o incluso miles de contenidos muy variados por una suscripción mensual que es considerablemente baja en la mayoría de los casos, pero además hay que tener en cuenta el hecho de que uno puede acceder a dicho contenido cuando quiera y sobre todas las cosas como quiera, desde un Smart TV, ordenador o dispositivo móvil.

Pero para los especialistas, existen factores de riesgo psicológicos en esta forma de entretenimiento que pueden generar dependencia. Y a esta dependencia a las series ya se le ha dado un nombre: Seriefilia.

Esta adicción a las series puede generar un sedentarismo que provoque problemas físicos y obesidad, pero puede también afectar psicológicamente mediante pérdida de autocontrol, problemas de personalidad, estado de ánimo cambiante, actitudes impulsivas y disforias.

La psicóloga y profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) Gabriela Orozco Calderón no sólo alerta de los riesgos de la adicción a ver series, sino que afirma que las consecuencias pueden ser sentir dolor y estrés, además de la obvia falta de vida social que puede provocar pasar el tiempo viendo series y la depresión a la que puede llevar por el escaso contacto social.

El problema, para Orozco, surge cuando las actividades diarias se dejan de lado para estar frente a la pantalla, lo que es la señal más alarmante de esta dependencia y adicción.

Además, el problema se puede agravar cuando finaliza una serie que se ha estado siguiendo durante varias temporadas o cuando el contenido disponible no resulta lo suficientemente llamativo, ya que puede desembocar en un síndrome de abstinencia que lleve a padecer malestar físico y mental, así como el preguntarse constantemente la persona cuándo podrá seguir viendo series.

La seriefilia puede prevenirse con actividades que nos mantengan distraídos (que es al fin y al cabo lo mismo que hacen las series) como hacer deporte o leer. Pero si el problema se vuelve demasiado serio, siempre es recomendable acudir a un psicólogo especializado que ayude a evitar las consecuencias de la seriefilia, que pueden ser tan graves como las de cualquier otra adicción.

Leave a comment

Your email address will not be published.