Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Qué es el agotamiento emocional

Qué es el agotamiento emocional

Hay veces en las que la vida diaria y la manera acelerada en que la vivimos nos hace caer en una espiral en la que dejamos de cuidar nuestras necesidades a nivel psicológico y emocional, dejándolas de lado y centrándonos en lo que para nosotros es urgente en ese momento. Esta es la causa de lo que se conoce como agotamiento emocional.

Este problema es uno de los efectos más claros, y que a la vez ignoramos más, del estrés, que va surgiendo por permitir que el círculo de nuestra vida sea cada vez más estrecho y que la resolución de los problemas más inmediatos sea nuestra prioridad.

Así, vamos dejando de lado las actividades que más nos gusta hacer, nuestros hobbies, las personas que más nos importan, y esto provoca que la sensación de agotamiento, infelicidad e indecisión sea cada vez mayor. Y cuando el agotamiento emocional nos ha atrapado y hemos llegado al fondo, somos una sombra de quienes éramos antes.

Al igual que sucede con otros problemas de tipo psicológico, no es fácil ser consciente de esto. Y es precisamente el ser conscientes el primer paso que tenemos que dar para combatirlo.

El agotamiento emocional nos puede ocurrir a cualquiera y en cualquier momento de nuestra vida. Un trabajo que no gusta, una relación que nos hace sentir que tenemos menos libertad para ser nosotros mismos, tensión que se acumula hasta que no podemos soportarla… Poder superar el agotamiento emocional requiere en primer lugar (además de ser conscientes de la situación) averiguar la causa u origen. Entonces podremos empezar a remediarlo.

Todos nos merecemos encontrar la felicidad, y cuando surge el agotamiento emocional nuestra mente nos alerta de que es hora de parar y cambiar el rumbo de nuestra vida. Hay que tomarse un descanso y pensar muy bien si estamos haciendo lo que de verdad nos gusta.

Porque, aunque siempre hay cierto miedo al cambio, también se corre el riesgo de permanecer estancado en la infelicidad si permanecemos siempre en el mismo sitio.