Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

El estrés laboral y cómo evitarlo

El estrés laboral y cómo evitarlo

El estrés laboral es algo que la mayoría de la gente ha experimentado alguna vez. Y a menudo suelen ser situaciones puntuales cuya gravedad no llega a ser mayor. Un ejemplo de esto es cuando se tiene que tener finalizada un tarea en un plazo concreto de tiempo.

El problema aparece cuando el estrés se convierte en algo alargado en el tiempo o incluso crónico. Entonces el bienestar tanto físico como mental corren un serio riesgo.

Son diferentes los factores que pueden llevar al estrés laboral, y entre ellos se encuentran las pocas posibilidades de promoción o mejora profesional, las órdenes contradictorias constantes, lo poco que estimule el puesto de trabajo, el sueldo bajo o el tener un excesivo volumen de trabajo.

Las consecuencias más inmediatas de este estrés son la falta de concentración y los problemas para dormir, así como dolor de estómago y de cabeza. Pero si el estrés se mantiene en el tiempo, pueden ser más graves y provocar que el sistema inmunológico se debilite, la presión arterial aumente y puedan aparecer enfermedades cardiovasculares, se desarrolle obesidad, y aparezcan trastornos como la depresión y la ansiedad.

Cómo evitarlo
Para evitar el estrés laboral, hay ciertos consejos que se pueden seguir:

  • Identificar factores de estrés. Una buena idea es registrar cada día durante un par de semanas las situaciones que han provocado estrés y la manera en que se ha respondido a ellas. Hay que anotar todos los detalles como dónde ha ocurrido, qué personas se encontraban presentes, cómo se ha reaccionado, qué se ha sentido y pensado, etc. Esto ayuda a detectar patrones de estrés y factores que lo provocan.
  • Hábitos saludables. Cosas como tener hábitos de sueño adecuados, pasar tiempo para disfrutar de las cosas que nos gusta hacer, o hacer ejercicio, ayudan a plantar cara al estrés.
  • Limitar la relación con el trabajo. Actualmente, y gracias a la tecnología, se puede trabajar en cualquier parte. Eso hace que también sea posible estar disponible en cualquier momento, y desemboca en que el límite entre la vida laboral y la personal es casi inexistente. Esto hay que limitarlo, y no estar consultando constantemente el correo electrónico del trabajo o los mensajes o llamadas de tipo laboral, cuando ha terminado nuestra jornada.
  • Saber relajarse. Los ejercicios de respiración y la meditación son otra manera de luchar contra el estrés. Así mismo, hay que saber centrarse en una sola tarea en lugar de estar haciendo diferentes cosas al mismo tiempo.
  • Apoyo de personas cercanas. La ayuda de la familia y los amigos ayuda a mejorar la capacidad de gestionar el estrés.
  • Días libres. No debemos perder días libres o de vacaciones que no hayamos utilizado. Si los hay, nos los tenemos que tomar siempre que sea posible, y utilizarlos para descansar y relajarnos. Esto nos hará volver al trabajo con energías que nos permitan dar lo mejor de nosotros mismos.
  • Ayuda especializada. Si a pesar de todo esto el estrés laboral continúa, es recomendable buscar la ayuda de un profesional.