Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | mostolespsicologo@gmail.com

Los niños en cuarentena. Más jugar y menos pantallas

Los niños en cuarentena. Más jugar y menos pantallas

Estado de Alarma, clase suspendidas, aislamiento social, no salir de casa… Esta cuarentena obligatoria debido a la crisis del coronavirus hace que los niños se enfrenten a una situación nada habitual. Al tiempo que supone una oportunidad para pasar con ellos un tiempo del que habitualmente no se dispone, puede también ser fuente de problemas si no se sabe gestionar de manera adecuada.

Los especialistas saben que pasar demasiado tiempo todos juntos en casa hace que surjan problemas nuevos, pero consideran que también es una oportunidad para desarrollar unos vínculos mejores con los niños. Y animan a que se aproveche este tiempo para crear junto a ellos, evitando todo lo posible abusar de la tecnología.

En la actualidad las familias se han acostumbrado a pasar poco tiempo en el hogar y a realizar actividades fura de casa. Por eso ahora es un momento en el que el nerviosismo, el aburrimiento y la ansiedad puede hacer mella tanto en los niños como en sus padres, y puede ser fácil que se pierda la paciencia y que nos mostremos irritables.

A esto se suma el estrés y el miedo que produce esta pandemia en un momento en el que la emociones se encuentran más presentes que nunca.

Y dado que la tecnología ya hace tiempo que llegó para quedarse, hay que ser muy cuidadoso con el tiempo que los niños pasan con la vista en el teléfono móvil, el ordenador o la televisión. Es obvio el papel protagonista de la tecnología a la hora de jugar, mantenerse informado, comunicarse con otra personas y entretenerse viendo una película o una serie.

Pero nunca nos cansaremos de decir que los excesos nunca son buenos. Y de las pantallas tampoco hay que abusar.

Lo recomendable es alternar el uso de la tecnología con actividades alejadas de ella. Se puede jugar a juegos de mesa, pintar, o inventar instrumentos para hacer música con ellos. Además, esto ayuda también a llevar un seguimiento tanto del tiempo que utilizan los dispositivos tecnológicos como del uso que hacen de los mismos.

En esta situación tan atípica, los más jóvenes se encontraron con que poco después de mitad del curso las clases se vieron interrumpidas e inmediatamente después se vieron confinados en casa sin poder salir. Eso hace que no puedan dar rienda suelta a toda su energía. Esto hace que sea tan importante que no se queden sin actividades.

Pero, como ya hemos dicho, igual de importante es que estas actividades no se lleven a cabo siempre frente a una pantalla.